googlefb7c12aa73eddffb.html Malos hábitos en tu rutina de higiene bucodental - Clínica Blasi

Malos hábitos en tu rutina de higiene bucodental

Malos hábitos en tu rutina de higiene bucodental

Queremos recordar siempre la importancia de la higiene diaria, el cuidado de nuestros dientes. Este debe ser un hábito que tenemos que empezar desde pequeños. Si nos acostumbramos aseguramos una mayor salud bucodental.

¿Cuándo empezar con la higiene?

La recomendación que hacemos a los padres es que cuando aparecen los primeros dientes , que suelen ser a los 6 meses, les comiencen a limpiar la boca a los bebés después de tomar el biberón prestando especial atención a las encías. Así como vamos creciendo nuestra rutina de higiene bucodental debe ir aumentando en cuanto a más fases como el uso del flúor o el cepillado de los dientes que ayuda a fortalecer el esmalte dental. Si hablamos del hábito para los niños, es muy importante que usen los cepillos adecuados y  pasta dentífrica  específica para niños. Cuando seamos más mayores ,debemos usar también el hilo dental.

¿Cuáles son estos malos hábitos?

Practicar una buena higiene oral pasa por ser consciente de cuánto, cómo y cuándo limpiarse los dientes. Aunque sepamos esto , es posible que tengamos algunos hábitos erróneos, que están boicoteando todo nuestra higiene bucal.

1. NO CEPILLARSE DE LA FORMA ADECUADA

Las prisas no son buenas y en materia higiene oral menos. Si vamos acelerados probablemente cepillaremos nuestros dientes con más fuerza y por menos tiempo del necesario. ¿Cuánto tardas en cepillarte los dientes? La recomendación es de 2 minutos, sin embargo, la mayoría de nosotros no tardamos más de 45 segundos. Tómate el momento del cepillado como un ritual en vez de como un mero trámite.

2. USAR UN CEPILLO CUALQUIERA

La decisión de qué cepillo usar es una de las más importantes para nuestra higiene oral y, sin embargo, la mayoría de nosotros la tomamos sin prestar mucha atención y dejándonos llevar por cuestiones estéticas. ¿Cepillo eléctrico? ¿Cerdas suaves? ¿Qué forma deben tener las cerdas? Las opciones son infinitas, de modo que dudas entre cepillo eléctrico o manual y no estás seguro del tipo de cepillo de dientes más adecuado para ti consúltalo con tu dentista.

3. NO CAMBIAR EL CEPILLO CON FRECUENCIA

De media, la vida útil de un cepillo de dientes es de 3 meses. Podemos pensar que mantenemos una correcta higiene oral, pero si no cambiamos el cepillo cuando toca, la realidad es que este se desgasta, las cerdas se rompen y, por lo tanto, dejan de cumplir su función.